Día Mundial del Alzheimer: 10 señales de advertencia de la enfermedad - Efamilia
15591
post-template-default,single,single-post,postid-15591,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Día Mundial del Alzheimer: 10 señales de advertencia de la enfermedad

Día Mundial del Alzheimer 10 señales de advertencia de la enfermedad

Día Mundial del Alzheimer: 10 señales de advertencia de la enfermedad

La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en España, y representa hasta el 70% de los casos. En nuestro país hay 1.200.000 personas afectadas por la enfermedad y son más de 5.000.000 de personas entre quienes la padecen y sus familiares cuidadores. Desde 1994, el 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Alzheimer’s Disease International.

Según el informe “Impacto Social de la Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias”, de la Fundación del Cerebro (organización que cuenta con el apoyo de la Sociedad Española de Neurología), el coste por paciente de Alzheimer en España se cifra entre 27.000 y 37.000 euros anuales.

El 80% de las personas con enfermedad de Alzheimer es cuidado por sus familias, que asumen de media el 87% del coste del total. Pero además, se calcula que el paciente con enfermedad de Alzheimer precisa de unas 70 horas de cuidados a la semana. Esto contribuye a que el impacto de la demencia en la familia y los cuidadores sea enorme, con una sobrecarga muy importante.

El cuidado de las personas con demencia produce además un mayor nivel de estrés que el de otras enfermedades crónicas generadoras de discapacidad, estando presente en más de un 75% de los cuidadores. Por otra parte, un 54,4% de los cuidadores ven afectada su productividad laboral. Por estos y otros motivos, se suele producir una importante reducción de la calidad de vida del cuidador.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza principalmente por la aparición lenta de síntomas que evolucionan a lo largo de los años. Se trata de una enfermedad degenerativa de las células cerebrales –las neuronas-, de carácter progresivo y de origen hoy todavía desconocido.

Inicialmente se produce pérdida de memoria, y desorientación temporal espacial. En una segunda fase el enfermo pierde fluidez en el lenguaje, tiene dificultades para vestirse y necesita ayuda constante para realizar actividades cotidianas. En la fase avanzada la incapacidad es profunda y no se puede valer por sí solo. Su personalidad experimenta alteraciones irreversibles, deja de hablar, no reconoce a sus allegados y presenta incontinencia urinaria y fecal. Asimismo, aumenta la rigidez muscular, de manera que va quedando progresivamente recluido a una silla de ruedas y después a la cama. Además, aparecen otras complicaciones como ansiedad, angustia, agresividad o depresión.

Diez señales de advertencia de la enfermedad

La Alzheimer’s Association ha creado esta lista de señales de advertencia de la enfermedad de Alzheimer. Cada individuo puede experimentar una o más de estas señales en grados diferentes.

1. Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana

Una de las señales más comunes del Alzheimer, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes; se pide la misma información repetidamente; se depende de sistemas de ayuda para la memoria (tales como notitas o dispositivos electrónicos) o en familiares para hacer las cosas que antes uno se hacía solo.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Olvidarse de vez en cuando de nombres o citas pero acordándose de ellos después.

2. Dificultad para planificar o resolver problemas

Algunas personas experimentan cambios en su habilidad para desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales. Pueden tener problemas en concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas ahora que antes.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Hacer errores de vez en cuando al sumar y restar.

3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en su tiempo libre

A las personas que padecen Alzheimer muy a menudo se les hace difícil completar tareas cotidianas. A veces pueden tener dificultad para llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Necesitar ayuda de vez en cuando para usar el microondas o grabar un programa de televisión.

4. Desorientación de tiempo o lugar

A las personas con el mal de Alzheimer se les olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener dificultad en comprender algo si no está en proceso en ese instante. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Confundirse sobre el día de la semana pero darse cuenta después.

5. Dificultad para comprender imágenes visuales y cómo objetos se relacionan uno al otro en el ambiente

Para algunas personas, tener problemas de la vista es una señal de Alzheimer. Pueden tener dificultad para leer, juzgar distancias y determinar color o contraste, lo cual puede causar problemas para conducir un vehículo.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Cambios de la vista relacionados con las cataratas.

6. Nuevos problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito

Quienes padecen Alzheimer pueden tener problemas para seguir o participar en una conversación. Es posible, también, que paren en medio de la conversación sin saber cómo seguir o que repitan mucho lo que dicen. Puede pasar que luchen por encontrar las palabras correctas o el vocabulario apropiado o que llamen cosas por un nombre incorrecto (como llamar a un lápiz un “palito para escribir”).

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Tener dificultad a veces para encontrar la palabra exacta al hablar.

7. Colocación de objetos fuera de lugar y falta de habilidad para retrazar sus pasos

Una persona con Alzheimer suele colocar cosas fuera de lugar. Se le pueden perder cosas sin poder retrazar sus pasos para poder encontrarlas. A veces, es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir de manera más frecuente con el paso del tiempo.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? De vez en cuando, colocar cosas en un lugar equivocado.

8. Disminución o falta del buen juicio

Las personas que padecen de Alzheimer pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono. Puede ser que presten menos atención al aseo personal.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Tomar una mala decisión de vez en cuando.

9. Pérdida de iniciativa para tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales

Una persona con la enfermedad de Alzheimer puede empezar a perder la iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes. Es posible que tengan dificultad en entender los hechos recientes de su equipo favorito o en cómo ejercer su pasatiempo favorito. También pueden evitar tomar parte en actividades sociales a causa de los cambios que han experimentado.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Estar a veces cansado de las obligaciones del trabajo, de familia y sociales.

10. Cambios en el humor o la personalidad

El humor y la personalidad de las personas con Alzheimer pueden cambiar. Pueden llegar a ser confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Se pueden enojar fácilmente en casa, en el trabajo, con amigos o en lugares donde están fuera de su ambiente.

¿Cuáles son los cambios típicos relacionados con la edad? Desarrollar maneras muy específicas de hacer las cosas y enojarse cuando la rutina es interrumpida.

 



Pin It on Pinterest

Share This