Efamilia | El peligro de las pseudoterapias
15245
post-template-default,single,single-post,postid-15245,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

El peligro de las pseudoterapias

El peligro de las pseudoterapias

“Vamos a dejar claro que la homeopatía no tiene evidencia científica, que no es ciencia y que no cura. Como administración tenemos la obligación de que la ciudadanía disponga de toda la información objetiva y veraz y de que no quepa ninguna confusión que ponga en riesgo su salud”. Así de tajante se ha mostrado la nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón, sobre una de las terapias pseudocientíficas más conocidas, y que se puede adquirir en farmacias, algo que contribuye a la confusión sobre su eficacia.

El barómetro del CIS del pasado mes de febrero incluía una serie de preguntas sobre la salud de la ciudadanía, entre las que, por primera vez, figuraban cuestiones relativas a terapias alternativas como la homeopatía o el reiki.

Los datos de la encuesta reflejaron la confusión sobre las pseudoterapias y el desconocimiento de la diferencia entre los tratamientos médicos y los falsos remedios, “una laguna grave que puede convertirse en un problema mayor en el futuro”, según los expertos.

¿Qué es una terapia pseudocientífica?

El Observatorio de la Organización Médica Colegial de España contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias, define como la pseudoterapia como “una propuesta de cura de enfermedades, alivio de síntomas o mejora de salud, basada en criterios sin el respaldo de la evidencia disponible”, y destaca las siguientes consideraciones:

· Una terapia que se ha mostrado eficaz en un área, puede ser considerada pseudoterapia en otra. Por ejemplo, la terapia hiperbárica, con ámbito de aplicación legítimo en descompresiones, es una pseudoterapia en el tratamiento del autismo.

· Una pseudoterapia puede ser un campo legítimo de estudio sin resultados concluyentes todavía, pero que se presenta como ya validado ante la sociedad.

· Gran parte de las pseudoterapias se basan en la inmersión del paciente en un entorno relajante, donde disfrutan de una atención dedicada. El efecto placebo generado al sentirse cuidado disfraza la falta de efectividad de dichas técnicas. Si bien el efecto placebo es muy interesante de cara a su aplicación médica, la deontología deja claro que no es ético hacerlo de forma no informada. El condicionante de la mayoría de técnicas/terapias es la inducción al cliente de la creencia en que la técnica/terapia funciona per se, con el consecuente riesgo de que la convierta en su primera o única elección ante un problema de salud.

· Existe un claro abuso del lexema -terapia para hablar realmente de bienestar. Aunque en el ámbito estricto de la reducción de la ansiedad pueda tratarse de una terapia, en general se aprovechan de la percepción del término que tiene la sociedad, que la equipara con prácticas legítimas como la radioterapia o la fisioterapia.

· No evaluaremos técnicas del tipo -terapia que se centren en el bienestar, salvo que proclamen abiertamente un pretendido efecto curativo que esté meramente basado en el placebo o pueda provocar riesgos específicos. Otras propuestas son de más difícil clasificación, ya que pueden contener parte de contenidos legítimos complementados con otros de carácter pseudocientífico (“energías”, “chakras”, etc.). O incluso ser aparentemente legítimos pero altamente dependientes de la capacitación de quien la imparta al no tener unos contenidos claramente establecidos.

· Varias de las propuestas, aún pudiendo ser legítimas, por su exotismo o por “la moda” vienen siendo utilizadas como gancho y tapadera por movimientos de tipo sectario. Sin ánimo de profundizar en este complejo problema, se indicará a modo meramente divulgativo.

Desde la Asociación para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas (APETP) apuntan que las pseudoterapias, muchas de ellas pseudocientíficas y conocidas también como terapias alternativas, complementarias o integrativas, además de ofrecerse como actos médicos sin haber demostrado científicamente su actividad, suponen un gran peligro por diferentes razones:

· El riesgo de que los pacientes abandonen terapias efectivas por prácticas que carecen de valor curativo, lo que puede ocasionar graves problemas de salud en incluso la muerte.

· Independientemente del abandono de tratamiento, algunas pseudoterapias pueden tener efectos negativos sobre la salud.

· Suelen producir daños económicos o morales en los pacientes.

La APETP denuncia las pseudoterapias como un caso específico de pseudociencia aplicada al contexto sanitario. “Las pseudoterapias suponen un fraude que busca hacer pasar la práctica ya sea como terapéutica sin serlo o bien, siendo una terapia para otra cosa, como la de primera opción para una determinada dolencia que no les compete”.

Muchas de esas pseudoterapias compiten con terapias científicas pese a su nulo valor terapéutico por tradición, desconocimiento de lo que es el efecto placebo, superstición o el ánimo de lucro.

Ésta es la lista de terapias pseudocientíficas recopilada por APETP, Asociación para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas:

Acupuntura
Angeloterapia
Apiterapia
Aromaterapia
Ayunoterapia
Ayurveda
Biomagnetismo, terapia biomágnética o terapia del par biomagnético
BioNeuroEmoción, psicobiodescodificación o biodescodificación
Biopuntura
Brainspotting
Cirugía psiquica
Comunicación facilitata
Constelaciones familiares
Craneo-sacral o Biodinámica
Cristaloterapia
Cromoterapia
Dianética
Dieta alcalina
Dieta macrobiótica
EMDR (Desensibilización por medio de movimientos oculares)
Flores de Bach
Helioterapia o fototerapia (no confundir con la terapia real con su mismo nombre)
Hidroterapia de colon, hidratación colónica o hidrocolonterapia
Hipnoterapia o terapia hipnótica.
Homeopatía
Iriodología, iriología o iridiología
Iriogenética
Johrei
Medicina antroposófica
Medicina biológica u Homotoxicología
Medicina holística
Método Dorn
Microinmunoterapia
MMS o suplemento mineral milagroso
Moxibuxtión o terapia con artemisa.
Naturopatía
Nueva Medicina Germánica
Odontología biológica y neurofocal
Oligoterapia
Orinoterapia
Osteopatía
Ozonoterapia
Péndulo hebreo
Programación neurolinguística, PNL o NLP
Psicoanálisis
Psicología positiva
Psicología transpersonal
Psicomagia
Quiropráctica o quiropraxia
Reflexología, terapia zonal o acupresión (incluye a la reflexología podal, reflexología palmar, auriculomedicina, etc)
Reiki
Reinformación celular
Renacimiento o rebirthing
Sanación enteogénica
Sanación por arquetipos
Sanación cuántica
Sanación pránica
Shiatsu
Sonoterapia
Suero de anguila
Talasoterapia
Técnica de liberación emocional (EFT)
Técnica metamórfica
Terapia bioenergética, terapia energética o análisis bioenergético
Terapia de vidas pasadas
Terapia Gerson o dieta Gerson
Terapia Gestalt o Terapia humanista
Terapia neural
Terapia ortomolecular, medicina ortomolecular, nutrición ortomolecular o terapia de las megavitaminas
Terapia orgónica o vegetoterapia caráctero-analítica
Terapia quelante
Terapia radiónica
Terapias láser
Thetahealing
Toque terapéutico

 



Pin It on Pinterest

Share This