Efamilia | ¿Qué pasa al envejecer y qué podemos hacer? (II)
15456
post-template-default,single,single-post,postid-15456,single-format-standard,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

¿Qué pasa al envejecer y qué podemos hacer? (II)

¿Qué pasa al envejecer y qué podemos hacer? (II) Solidaridad Intergeneracional. La Familia X que SÍ

¿Qué pasa al envejecer y qué podemos hacer? (II)

Nuestro cuerpo cambia con el paso del tiempo, pero incorporando a nuestra rutina una serie de hábitos saludables podemos frenar los efectos negativos del envejecimiento y adaptarnos al inevitable proceso de cambio.

Tu memoria

Naturalmente, la memoria podría volverse menos eficiente con la edad. Es posible que tardes más tiempo en aprender cosas nuevas o en recordar palabras o nombres familiares.

Qué puedes hacer

  • Incorpora la actividad física a tu rutina diaria. La actividad física aumenta el flujo sanguíneo al cuerpo entero, incluso al cerebro. Esto podría ayudar a mantener la memoria activa.
  • Lleva una dieta saludable. Una dieta saludable podría ser beneficiosa para el cerebro. Concéntrate en las frutas, los vegetales y los cereales integrales. Elige fuentes de proteínas con bajo contenido de grasa, como pescado, carne magra y carne de ave sin piel. Lo que bebes también es importante. Beber demasiado alcohol puede causar confusión y pérdida de la memoria.
  • Mantente mentalmente activa. Las actividades que estimulan la mente ayudan a mantener el cerebro en forma, y podrían evitar la pérdida de la memoria. Haz crucigramas. Toma diferentes caminos cuando conduzcas. Aprende a tocar un instrumento musical.
  • Sé social. La interacción social ayuda a prevenir la depresión y el estrés, lo cual puede contribuir a la pérdida de la memoria. Busca oportunidades para juntarte con seres queridos, amigos u otras personas.
  • Disminuye tu presión arterial. Reducir la presión arterial alta podría reducir la enfermedad vascular, lo cual a su vez podría disminuir el riesgo de demencia. Se necesita más investigación para determinar si el tratamiento de la presión arterial alta disminuye el riesgo de demencia.
  • Deja de fumar. Algunos estudios demostraron que fumar podría aumentar el riesgo de demencia en el caso de los adultos de mediana edad o mayores. Dejar de fumar podría reducir tu riesgo.
    Si te preocupa la pérdida de la memoria, consulta con tu médico.

 

Ojos y oídos

Con la edad, es posible que tengas dificultad para enfocarte en los objetos que están muy cerca. Es posible que tengas más sensibilidad al resplandor y tengas problemas para adaptarte a los diferentes niveles de luz. El envejecimiento también puede afectar el cristalino del ojo, lo cual puede causar visión borrosa (cataratas).
El sentido de la audición también puede deteriorarse. Es posible que tengas dificultad para escuchar altas frecuencias o seguir una conversación en una sala llena de personas.

Qué puedes hacer

  • Programa controles periódicos. Sigue las indicaciones del médico en cuanto al uso de gafas, lentes de contacto, audífonos y otros dispositivos de corrección.
  • Toma precauciones. Usa gafas de sol o un sombrero de ala ancha cuando estés al aire libre y usa tapones para los oídos cuando estés cerca de máquinas ruidosas u otros ruidos fuertes.

 

Tus dientes

Las encías podrían retroceder (retraerse) con respecto a los dientes. Algunos medicamentos, como los que tratan alergias, asma, presión arterial alta y colesterol alto, también pueden provocar sequedad de boca. Como resultado, tus dientes y encías podrían volverse ligeramente más vulnerables a caries e infecciones.

Qué puedes hacer

  • Cepíllate los dientes y usa hilo dental. Cepíllate los dientes dos veces por día y limpia el espacio entre los dientes (con hilo dental común o limpiador interdental) una vez por día.
  • Programa controles periódicos. Visita a tu dentista o higienista dental para chequeos regulares.

 

Tu piel

Con la edad, la piel se afina, pierde elasticidad y es más frágil; a su vez, disminuye el tejido graso que se encuentra justo debajo de la piel. Tal vez notes que te salen hematomas con más facilidad. La disminución de la producción de aceites naturales podría hacer que tengas la piel más seca. Son más frecuentes las arrugas, las manchas seniles y los pequeños crecimientos llamados papilomas cutáneos.

Qué puedes hacer

  • Trátala con suavidad. Cuando te bañes, usa agua tibia (no caliente). Usa jabón y humectante suaves.
  • Toma precauciones. Cuando estés al aire libre, usa protector solar y ropa de protección. Controla la piel con regularidad e infórmale a tu médico sobre cualquier cambio.
  • No fumes. Si fumas o consumes otros productos de tabaco, pídele al médico que te ayude a dejarlo. El tabaquismo contribuye al daño en la piel y a la formación de arrugas.

 

Tu peso

Mantener un peso saludable es más difícil a medida que envejeces, ya que la masa muscular disminuye y es reemplazada por grasa corporal. Debido a que el tejido graso quema menos calorías que el muscular, necesitas menos calorías para mantener tu peso actual.

Qué puedes hacer

  • Incorpora la actividad física a tu rutina diaria. Hacer actividad física moderada con regularidad puede ayudarte a mantener un peso saludable.
  • Lleva una dieta saludable. Opta por consumir vegetales, frutas, cereales integrales, alimentos con mucha fibra y fuentes magras de proteína, como el pescado. Limita los alimentos con alto contenido de grasas saturadas.
  • Presta atención al tamaño de las porciones. Es posible que no necesites tantas calorías como antes.

 

Tu sexualidad

Con la edad, la necesidad y el desempeño sexual podrían cambiar. Una enfermedad o medicamento podrían afectar tu capacidad para disfrutar el sexo. En el caso de las mujeres, la sequedad vaginal puede hacer que las relaciones sexuales sean incómodas. En el caso de los hombres, la impotencia podría ser una preocupación. Es posible que tardes más tiempo en tener una erección, y las erecciones podrían no ser tan firmes como antes.

Qué puedes hacer

  • Habla sobre tus necesidades e inquietudes con tu pareja. Quizás pruebes con diferentes posiciones y actividades sexuales.
  • Habla con tu médico. Es posible que te sugiera tratamientos específicos, como una crema con estrógeno para la sequedad vaginal o quizás un medicamento oral para aumentar el libido en las mujeres, o bien un medicamento oral para la disfunción eréctil en los hombres.
  • Recuerda que nunca es demasiado tarde para adoptar un estilo de vida saludable. No se puede detener el proceso de envejecimiento, pero podrías minimizar su impacto tomando decisiones saludables.

 

¿Qué pasa al envejecer y qué podemos hacer? (I)



Pin It on Pinterest

Share This